La La Land

La La Land

Cultura

Es imposible que no sepas de qué va esto. Tras incontables semanas y me atrevería a decir que varios meses, me he sentido –seguramente tú también- bombardeada con publicidad de la nueva película de Damien Chazelle, La La Land, La ciudad de las estrellas. Pero si te paras a pensarlo un momento, tenía que ser así. Tras el éxito cosechado por Whiplash, ganadora de tres Oscar y alabada por la crítica, y el furor que profesa el público hacia Ryan Gosling y Emma Stone, la película tenía todas consigo para arrasar. Y, después de haberla visto, coincido que las críticas positivas hacia este film son totalmente comprensibles. 

¿Qué ocurre? En realidad no es bueno ver una película con las expectativas tan altas. Cuando te bombardean de publicidad todo comienza a perder esa aura mágica y emocionante que tiene lo nuevo e inexplorado. Cuando todo el mundo está muy pero que muy pesado con algo lo aborreces antes de tiempo. 

source (1)

Así, con un extraño cóctel de sentimientos enfrentados te presentas a ver una película que realmente no sabes de qué va pero que supuestamente es maravillosa. Perfecto. En silencio reúnes varios datos: los críticos cinematográficos aman el film y tú amas a Ryan Gosling. Nada puede salir mal. Pues te equivocabas. Todo sale mal.

La La Land se presenta como un musical hollywoodense -de los que ya no se hacen- pero ambientado en la actualidad. La historia es sencilla. Un clásico, vaya: chica conoce a chico y tras unos curiosos incidentes, se enamoran. Papeles perfectamente interpretados. Emma Stone da vida a Mia, una joven que sueña con ser actriz. Ryan Gosling es Sebastian, un músico frustrado que quiere vivir tocando lo que realmente el quiere, lo puro. 

Dejando atrás la escena inicial, el nudo de la película es algo lento pero visualmente mágico. Todas y cada una de las escenas, el color, el vestuario y , por supuesto, las canciones son perfectas. Pero en sí, La La Land es como un cubo de agua fría en verano. Te gusta porque hace calor, incluso lo estabas deseando, pero luego cuando lo piensas, te arrepientes. No querías recibir ese cubo porque te ha dejado empapado, molesto y llega un momento que deja de ser divertido.

La La Land, la ciudad de las estrellas

La La Land es algo que se necesitaba. Es fresca y resucita el abandonadísimo género del musical. Pero una vez que la has visto, que has recibido ese cubo de agua fría tan frío, casi preferirías haber ido en contra de la cultura de masas que te empujaba a ir al cine. 

Sí, La La Land es un film hecho por y para los soñadores. Y puede que los soñadores que han crecido con películas Disney donde todo es bonito, maravilloso, los personajes cantan y todo acaba bien, sientan que está película es suya y nadie puede decirles lo contrario. De hecho, ya han bautizado al film de Chazelle como la película de los millennial, la conocida generación agitada, la que quiere triunfar con sus ideas, recorrer el mundo y contarlo, ser famoso en YouTube y la que busca esa pareja que no es pareja con la que vivir apasionadamente pero sin ningún tipo de atadura.

Sencillamente, Mia y Sebastian tienen expectativas, sueños e ideales. Él quiere abrir un bar de jazz, ella quiere ser actriz, ambos quieren triunfar. Vale, pero todo no se puede. La La Land te dice que tienes que elegir. Que no puedes tenerlo todo y tienes que ¿sacrificar? una parte. Que una decisión cambia el resto de tu vida y nunca jamás de los jamases vas a saber si era la decisión correcta o la mejor decisión que podías tomar. Una lucha por lo verdadero, por disfrutar el día a día y vivir el momento. Y que los finales felices, las canciones, las cosas bonitas, las sonrisas y todo tipo de maravillas están en Hollywood. 

No obstante, no es más que una película. 

¿Lo mejor? Puedes revivirla siempre que quieras con su banda sonora. Ten cuidado porque engancha. 

 

 

228208_episode_597_337_20161014050153

You’re the worst: la mejor serie que define las relaciones actuales

Cultura

Hay dos tipos de personas en el mundo: aquellos que creen en el amor y aquellos que son más escépticos. En los últimos años se ha popularizado la idea de que la mayor parte de los jóvenes se encasillan en ese segundo grupo. Egoístas, egocéntricos y miedosos que huyen ante cualquier tipo de relación estable. Jóvenes que no tienen ganas de sentar la cabeza. O, tal vez, rebeldes independientes que quieren vivir su vida en primera persona del singular, sin tener que dar explicaciones a nadie más que a ellos.

El miedo atroz a quedarse solo que tanto se vivía hasta hace unos años ha sido sustituido por el terror ante casarse, tener hijos y una hipoteca eterna que pagar. Personas con miedo al compromiso que huyen de cualquier tipo de relación y que defienden todos los beneficios que aporta el hecho de ser single.

giphy

La sociedad cambia y con ella los contenidos televisivos de entretenimiento que una generación de espectadores pide a gritos. Así, era necesario contar con una serie que reflejara estas nuevas tendencias sentimentales. You’re the worst, creada en 2014 por Stephen Falk (co-productor de Orange Is the New Black y Weeds) para FX Network, podría definirse como la comedia romántica del nuevo milenio. 36 capítulos repartidos en tres temporadas en las que sus personajes simbolizan este nuevo concepto del amor gracias a sus fuertes y extravagantes personalidades. You’re the worst Eres lo peor en español- es un ejemplo de cómo ciertas personas no son capaces, o no quieren, manejar una relación.

tumblr_nxx4o2x0aq1tfl1iio1_500

You’re the worst comienza con el encuentro de los dos personajes principales Jimmy y Gretchen. Ambos podrían formar la pareja perfecta, si no fuera porque ninguno de los dos cree en la existencia del amor y que son prácticamente incapaces de implicarse en una relación duradera.  Cuando se conocen, juran que solo será un polvo de una noche y nada más. Vamos, cero reparos a lanzarse al sexo sin compromiso. La serie se convierte así en una fuerte apología del “aquí te pillo, aquí te mato” sin juzgar en ningún momento un hecho que hasta hace nada podría escandalizar a cualquiera. La serie pretende poner punto y final a dicha moral.  

Gretchen, interpretada por Aya Cash, es relaciones públicas de un grupo de música de dudosa fama. Ella es cínica, un completo desastre hacia cualquier tipo de propósito y presenta una curiosa tendencia al alcoholismo. Así se presenta su personaje, aunque, atención SPOILER, tiene una depresión diagnosticada que intenta esconder a cualquier persona de su alrededor ya que no es capaz de aceptarla. Se podría decir que es uno de los personajes que más evoluciona durante toda la serie. 

tumblr_naijcox7oj1tfl1iio1_500

Jimmy, interpretado por el actor Chris Geere, es un egocéntrico escritor frustrado. Un británico en Estados Unidos que no sabe ni quiere mostrar sus sentimientos hacia cualquier otra persona, a no ser que sea por su propio interés. Autodestrucción y egoísmo en estado puro. Al igual que su compañera, Jimmy también evoluciona y, sin ánimo de adelantar nada más, demuestra que  puede llegar a tener corazón. 

tumblr_naq62fvjfk1qd74afo1_500

Más allá de la pareja protagonista, el resto de personajes no tiene nada que envidiarles. Lindsay, interpretada por Kether Donohue, es la  mejor amiga de Gretchen. En la primera temporada se presenta casada y acomodada con su (adinerado) marido del que es totalmente dependiente. Voluptuosa, inmadura y totalmente egoísta, Lindsay representa a todo aquel que está completamente perdido en la vida pero que, a veces, intenta buscar un objetivo a cumplir; aunque no le salga como esperaba. 

tumblr_nciuhghvvh1sq58z3o1_r1_500

Mientras, Edgar Quintero, interpretado por Desmin Borges, es un veterano de guerra que sufre duras consecuencias de su paso por el ejército, marcado de por vida con un cóctel explosivo de pastillas para calmarle. Una clara crítica de doble filo hacia este colectivo, al dar la visión en primera persona. ¿Qué quién es Edgard? Ese amigo fiel que siempre está ahí aunque no se le merezca; el personaje con mayor bondad y mejores propósitos de toda la serie. ¿Ironía verdad? 

tumblr_nb3cubqnjw1tfl1iio1_500

Desde sus inicios, esta ácida comedia ha intentado plasmar la realidad de las relaciones volubles del siglo XXI. No es una coincidencia que la letra con la que empieza cada capítulo diga: ‘I’m gonna leave you anyway’, lo que viene siendo, “Voy a dejarte de todas maneras”. Una vuelta de tuerca a las relaciones tradicionales.

Cada veinte minutos de capítulo son una oda al alcohol, a la despreocupación y al sexo sin ningún tipo de tapujos. Además de una ventana hacia temas  tan “sencillos” como la infidelidad o la amistad hasta otros más complicados como el aborto, las enfermedades mentales o los trastornos de personalidad. Una serie romántica sin serlo que abre los ojos a la gente y se sale de los estándares. 

Con You’re the worst vas a sentirte identificado si tienes miedo al compromiso y no quieres ataduras con una persona; si huyes de cualquier tipo de relación, aunque te des de bruces contra la persona perfecta; o tal vez, si no sabes cómo afrontar tu futuro o sencillamente no tienes ninguna intención de hacerlo. Ya puedes ver la tercera temporada completa de You’re the worst completamente en español -aunque la recomiendo en versión original- en Comedy Central. 

Ahora, solo queda esperar al estreno de la cuarta temporada que constará de 13 nuevos capítulos y se estrenará a finales del próximo verano del año que viene. 

6

La Gran Pegatina triunfa en su fiesta de despedida

Cultura

Dicen que unidos se hace la fuerza y es la teoría que ha intentado demostrar La Pegatina, el conocido grupo catalán procedente de Montcada i Reixac con 13 años de historia y que se presenta como una banda de mestizaje festivo. Y tanto. Su última locura fue dar un paso más allá y revolucionar los escenarios en formato Big Band bajo el nombre de La Gran Pegatina.

Pero la mezcla explosiva ha llegado a su fin y lo ha hecho con 1.000 conciertos a sus espaldas. Con el cartel de sold out por segunda noche consecutiva, La Riviera ha experimentado la fiesta en primera persona. Era imposible que defraudaran. La voz consiguió más fuerzas gracias a Pipo Ti, cantante de Gregtown, y Maribel ‘La Canija’ quien deslumbró con la canción de ‘Alosque’.

Tuli saxofonista de Leiva, Miki Florensa guitarra en Möndo Loco, Víctor Guadiana violinista flamenco y Marcos Crespo amo del trombón han ayudado a los componentes originales de La Pegatina con las últimas canciones presentadas por el grupo como ‘Vamos a por ti’, realizada bajo el concepto de big band  o ‘Heridas de guerra’, el single de su último trabajo. No faltaron las míticas: ‘Lloverá y lloveré’, ‘Gat rumberu’, ‘¿Cómo explicarte?’ o ‘Muérdeme’.

Antes de decir adiós se animaron con su propia versión de la canción de Bongo Botrako ‘Todos los días sale el sol’ ¿El colofón final? La mítica ‘Maricarmen’, canción que se ha convertido en el himno de cualquier fiesta que se precie. Y aunque se despiden, lo hacen por todo lo alto y con ganas de más. Hace unos días comunicaron que a finales de 2017 tendrán listo un nuevo álbum de estudio con el que esperan recuperar su anterior formato.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.