“Hola, no sé si estoy siendo maltratada”

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInBuffer this pagePin on Pinterest

*Publicada en Cambio16, diciembre 2013.

El maltrato, físico o psicológico, afecta a diario a un amplio número de mujeres. Este tipo de terror también acecha a los sectores más jóvenes, que viven graves situaciones de acoso y control por parte de sus parejas. En muchas ocasiones, las mujeres no son conscientes de la intimidación a la que están sometidas y en otras, no se atreven a pedir ayuda. El servicio del 016 presta una ayuda durante todos los días del año.

La violencia de género es un problema condenado por una gran parte de la sociedad. Cuando se trata el tema en un entorno cercano, se muestra por supuesto, un gran rechazo. En pleno siglo XXI se espera que la igualdad entre hombres y mujeres esté más que aceptada, pero la realidad es muy distinta. 

Durante el pasado 2012 los servicios sanitarios detectaron casi 12.000 víctimas de violencia de género, según los datos del informe anual de la Comisión de Violencia de Género publicado recientemente. Mientras, en el mismo año, el Instituto Nacional de Estadística (INE) registró 29.146 mujeres víctimas de violencia de género correspondientes. Más de la mitad de las víctimas tenían entre 25 y 39 años y prácticamente todas habían interpuesto una denuncia.  

En lo que llevamos de año, 46 mujeres han sido asesinadas por sus parejas, siendo así la cifra más baja desde el 2003. De estas mujeres, 14 eran menores de 30 años y una de ellas no llegó a cumplir la mayoría de edad. A pesar de las cifras, hechos y situaciones, en nuestra sociedad sigue existiendo una clara ideología machista, donde se ve reflejado el poder del hombre ante la mujer, consideradas como seres inferiores y bajo una situación dominante.

Ayer mismo, la Ertzaintza detuvo a tres varones acusados de varios delitos de violencia de género en Bilbao. Uno de ellos arrastró a la mujer fuera del bar donde se encontraba, tirándole del cabello. La última víctima era de Valencia y tenía 26 años. Su expareja le atestó varias puñaladas en plena calle. El pasado 8 de octubre, una niña de 14 años era asesinada por su exnovio, también menor.  

Desde el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, se subraya la importancia de presentar una denuncia en cuanto se produzca el primer episodio de violencia de género. Sin embargo, muchas veces las mujeres no son conscientes de que está ocurriendo o no se atreven a interponer una cita judicial. No se debe soportar ni un solo síntoma de maltrato. 

 Anonimato y seguridad

En septiembre de 2007, para ayudar y facilitar la situación de muchas mujeres, el Ministerio puso en marcha el teléfono 016. Este servicio telefónico y online atiende de manera gratuita y profesional durante las 24 horas del día y los 365 días del año. Garantiza la confidencialidad y el anonimato ya que no aparece en la factura del teléfono. Este servicio nacional deriva posteriormente las consultas en un ámbito autonómico para facilitar y gestionar la ayuda a las mujeres. 

A este servicio no solo acceden mujeres víctimas de este tipo de violencia, si no también personas del entorno, como familiares o amigos, profesionales o alguna persona que alerta de una situación de maltrato. Las llamadas suelen pedir información sobre recursos y derechos de las víctimas en materia de empleo, servicios sociales, ayudas económicas y asesoramiento jurídico. 

El 016 está atendido por un equipo de 20 profesionales formados de manera continua en materia de violencia de género. Dentro, se distinguen dos unidades de atención, por una parte se ofrece información general formada por la indicación de los servicios de atención, una emergencia de apoyo y una atención personalizada y específica en respuesta a la llamada. Mientras, una segunda unidad actúa como departamento de asesoramiento jurídico: civil, penal, laboral y seguridad social. 

“En un tema como la violencia de género, es de vital importancia transmitir un mensaje de confianza a las mujeres para que sepan que cuentan con el apoyo de los poderes públicos y del conjunto de la sociedad”, explica Nury Carrasco, Directora de la Unidad de Administraciones Publicas de Arvato, adjudicatario del servicio de gestión del teléfono 016.

A veces nos llaman preguntando: No sé si sufro violencia

De manera paralela a los servicios ofrecidos por el Ministerio de Igualdad, también se cuenta con otros centros e instituciones dedicados a prevenir, ayudar y orientar a víctimas de violencia de género. Uno de estos es la Federación de Mujeres Progresistas que ofrecen un servicio de atención integral a mujeres que soportan maltrato o que tienen secuelas de haberlo sufrido. Las mujeres que lo necesiten pueden acudir en busca de ayuda psicológica, jurídica y social de manera gratuita.  

“Muchas veces ella sabe o sospecha que sufre violencia y nos piden ayudan. Otras veces nos llaman preguntando: No sé si sufro violencia, quiero hablar con una psicóloga”, explica Mª José Bueno Casas, coordinadora de Violencia de Género en la Federación. “Son ellas mismas las que van tomando conciencia de la realidad y solicitan ayuda”, añade.

La coordinadora explica que el porcentaje de mujeres que han acudido al centro en los últimos años se ha mantenido, y de hecho, está disminuyendo. Parece que el porqué de este descenso es la situación de crisis económica que vivimos y que hace replantearse a las parejas divorcios y rupturas. 

La Federación de Mujeres Progresistas ha atendido durante el 2013 y hasta el 30 de noviembre a 300 usuarias de manera directa en Madrid y entre 1200-1300 llamadas telefónicas. 

“Aprendemos a ser violentos”

Normalmente, los términos violencia de género o maltrato suelen ser equiparados a mujeres mayores. Sin embargo, esto no es cierto del todo. En los últimos años muchas asociaciones también se han involucrado en demostrar y denunciar la existencia de este tipo de dificultades en los más jóvenes. Hay una necesidad básica en educar desde pequeños para crecer en una sociedad igualitaria para ambos sexos. 

La edad de inicio de una relación sentimental se sitúa actualmente en 13 años y con el incremento de las nuevas tecnologías, la violencia de género en los menores ha aumentado peligrosamente. Por ejemplo, se ha percibido un control abusivo, sobre todo, a través del móvil. 

Los menores, potenciales usuarios de las redes sociales, piden muchas veces la contraseña de la pareja para estas, hecho que anula la privacidad del adolescente. En un estudio realizado por la Universidad Complutense de Madrid (UCM) se señalaba que un 4% de las 300 niñas entre 14 y 17 años habían sufrido agresiones físicas y un 6,3%, agresión sexual. MIentras, un 32% reconoció que su pareja miraba su red social y un 28,8% se sentían controladas. 

Estos datos fueron ofrecidos en una jornada de información preventiva organizada por la Federación de Mujeres Progresistas y el programa Igualmente, que este será el último año que realice este tipo de actividades de ayuda y formación en colegios y asociaciones ya que dejará de contar con la subvención del gobierno. Isabel Tajahuerce, profesora de la UCM y asistente en la jornada explicó que “No nacemos siendo violentos, nos enseñan a ser violentos”. Los asesinatos y el maltrato hacia las mujeres es una lacra en nuestra sociedad actual que debe ser eliminada totalmente. 

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInBuffer this pagePin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *